El lomo ibérico de bellota conservado en lata es el  embutido por excelencia.  Un largo músculo limpio de grasa y entreverado  que se desarrolla  paralelo al espinazo del cerdo.

Seleccionadas las piezas más homogéneas, se procede artesanalmente a su embuchado en tripa natural  para, una vez alcanzado el punto óptimo de curación, enlatarlo, conservando así la calidad y curación inalterables  por largo plazo.

En la zona de Huelva se conoce como “caña” y  suele ser más curado y magro que el salmantino. Su aderezo con un toque de humo, ajo y pimentón ligeramente picante, lo hace más apropiado para paladares que gustan de sabores fuertes.   En Salamanca el aderezo es más suave  y  el corte más jugoso y entreverado.

Si quieres más información rellena este formulario

Por favor, revisa los campos seleccionados
He leído y acepto la política de uso de datos

Gracias por contactar con nosotros

En la mayor brevedad posible nos pondremos en contacto con usted