El solomillo de cerdo Ibérico de bellota es, probablemente, la pieza más noble de la musculatura del cerdo.  Conformado por la unión de la presa de paletilla y el cabecero de lomo, es un músculo entreverado, de carne firme y buen corte.

                              Siendo de textura semejante al lomo, su sabor es más profundo e intenso, con un ligero gusto de humo y ajo,  aderezos propios de la zona de origen.

                              La curación oscila de tres a cinco meses, siendo su producción exclusivamente durante el invierno, temporada de las matanzas de bellota.   

Si quieres más información rellena este formulario

Por favor, revisa los campos seleccionados
He leído y acepto la política de uso de datos

Gracias por contactar con nosotros

En la mayor brevedad posible nos pondremos en contacto con usted